Transformamos la información sectorial en estudios para identificar oportunidades en tu empresa

Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El Costo Energético de las Criptomonedas y el Criptoarte: Bitcoin Vs. NFT

Comparte en redes sociales

 El Bitcoin es una criptomoneda basada en tecnología blockchain -cadena de bloques-, en otras palabras, es un activo digital divisible, transferible y que se puede usar como medio de cambio; es descentralizado y cualquier persona puede ver el registro criptográfico de todas las transacciones efectuadas en el sistema.  Los NFT (Non Fungible Token) o criptoarte, son tokens no “fungibles”, o, dicho de otra forma, no intercambiables, que permiten establecer la autenticidad de un archivo asociándolo a una entrada en una cadena de bloques. Aunque se pueden descargar copias del NFT solo existe un archivo original. Son obras de arte digital cuyo precio lo puede determinar el artista al momento de crearlo o mediante una subasta. No es posible determinar el impacto ambiental de las criptomonedas y el criptoarte dado que “consumo energético no es igual en huella de carbono”. Si bien existe un alto consumo energético especialmente en la creación de Bitcoins, el impacto ambiental depende de la mezcla de energías que se esté usando. Las criptomonedas en general tienen un consumo energético mucho más alto que el de los NFT.

Fuente Imagen: shutterstock

Bitcoin es una criptomoneda basada en tecnología blockchain y la única forma de producirla es el “minado”. Los “mineros”, son usuarios que ponen su capacidad de cómputo a disposición de la red y trabajan en un software de código abierto resolviendo una serie de acertijos matemáticos que requieren una enorme capacidad de cálculo y cuya dificultad aumenta a medida que se van creando más bitcoins. Aunque cualquier persona puede minar, dada la dificultad del proceso, quienes se dedican a generar nuevos bitcoins utilizan “granjas de minado”, instalaciones con miles de procesadores gráficos que están conectados las 24 horas del día.
En esta demanda energética que requiere la creación de la criptomoneda se encuentra una de las principales críticas, la huella ambiental que genera. Según un estudio de la Universidad de Cambridge, el consumo de energía que se destina para la ‘minería’ de bitcoin alcanza los 123,77 teravatios la hora (TWh), mientras que la cifra de consumo energético de un país como Colombia en 2020 alcanzó los 70,2 TWh. El informe también indica que, si el bitcoin fuera un país, tendría una demanda energética superior a la de Noruega o Argentina, y se ubicaría entre los 30 países con mayor consumo energético.
A diferencia del bitcoin, los NFT (Non Fungible Token) son tokens no “fungibles” o, dicho de otra forma, no intercambiables que permiten establecer la autenticidad de un archivo asociándolo a una entrada en una cadena de bloques – se basan en tecnología Blockchain-. Los NFT o el “Criptoarte” son obras de arte digitales donde solo las originales tienen la trazabilidad en el sistema que permite certificarlas como la obra original del artista, sin embargo, dado que es posible que cualquier persona descargue una copia de la original, su utilidad y valor sigue siendo discutido. (El Mundo de Posibilidades que se Abre con los NFT)
Aunque tanto la “minería” de bitcoins como el “minting”- proceso de creación del NFT- utilizan la tecnología Blockchain que es la causante de la demanda energética de estos activos digitales, dada la cantidad de usuarios necesaria en su funcionamiento; la demanda energética de los NFT no se acerca a la del bitcoin. Los NFT son una pequeña parte de la red de Ethereum, segunda criptomoneda más usada, mientras que Bitcoin tiene un dominio del 41,7% del mercado según CoinMarketCap.
¿Vale la pena gastar tanta energía en Bitcoin?
Según el analista Nick Carter, en un artículo para la revista Harvard Business Review, la respuesta depende el futuro de la criptomoneda, para Carter, si se cree que Bitcoin no es más que un esquema Ponzi o un sistema de blanqueo de dinero, evidentemente el consumo energético es un despilfarro. Pero si se piensa que se usa para un nuevo sistema financiero, seguramente sería energía aprovechada. (¿Son las Criptomonedas Nocivas para las Economías?, o, por el Contrario, ¿Ayudan a Bajar las Presiones Inflacionarias?)
De igual forma hay que tener en cuenta que el consumo energético no es equivalente a huella de carbono, es necesario determinar cómo se está generando esa energía, y dado que la minería bitcoin se realiza en todo el planeta, determinar cuál es la combinación energética empleada depende tanto de la región del mundo como de la estación del año; Carter señala que por ejemplo en el sur de China, mineros utilizan la energía hidroeléctrica, si no la utilizaran, esa energía se perdería.
Otro aspecto para destacar es que es necesario hacer otras comparaciones si se quiere hablar de huella de carbono. Según un estudio de Transport & Environment de 2019, solo los 47 buques de Carnival Corportation emiten casi 10 veces más óxido de azufre que los 260 millones de automóviles de Europa; el sistema bancario o la minería de oro también tienen un consumo más alto de energía.
Finalmente, es de considerar que la minería bitcoin llegará a su fin al alcanzar el total de 21 millones de bitcoins generados, el sistema fue creado de esa forma y actualmente ya ha completado un 88%; aunque es cierto que la dificultad de minado aumenta el consumo de energía al acercarse a este tope.

Accede a la inteligencia de tu sector. 

Si quieres enfrentar los cambios del mercado de manera asertiva, suscríbete a ODA, y conoce todos los datos de tu sector.

Obtén el informe completo del sector de tu interés

Artículos del sector

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DEL SECTOR

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No hay productos en el carrito.

Seguir comprando
Search

Sectorial 2022 – Prohibida su reproducción total o parcial