Transformamos la información sectorial en estudios para identificar oportunidades en tu empresa

Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

La Economía Colombiana en 2014

Comparte en redes sociales

La mayoría de los analistas piensa que el 2014 será mejor que el 2013. Esperan un crecimiento del 4,6%, lo que significa volver al PIB potencial del país, es decir al nivel de producción máximo que puede alcanzar Colombia con el trabajo, el capital y la tecnología que tiene, sin generar presiones inflacionistas. El gobierno tiene una proyección del 4,7% y el Banco de la República sitúa la cifra entre el 3 y el 5%

Foto: www.sxc.hu (Autor:Piotr Lewandowski)

Los sectores que impulsarán la economía son los que mejor dinámica presentaron en el 2013, se trata de la construcción de vivienda y de la infraestructura. La continuidad de la política de las 100.000 viviendas gratis seguirá moviendo esta industria. En el tercer trimestre del año anterior el área construida creció un 45%. Este año comenzará la construcción de otras 86.000 viviendas de interés prioritario y, paralelamente, se mantendrá el subsidio a la tasa de interés que se otorga para inmuebles entre 80 y 200 millones de pesos.
Otro motor que impulsará la economía es la infraestructura de transporte. Se estima que después de tanta espera, por fin comienza el paquete de megaobras que le cambiarán la cara al país. A comienzos de este año se conocerán los consorcios que harán los primeros nueve proyectos de obras de iniciativa pública.
El efecto de esto es considerable. Su radio de acción impacta tanto a los proveedores como a la industria cementera y de otros insumos, pero también genera una importante mano de obra y mueve el mercado de capitales. Para este primer paquete se requieren recursos de capital de 8 billones de pesos, que tendrán que proveer el sistema financiero y el mercado de valores.
Aunque la locomotora minero-energética bajó el ritmo y este año le aportó menos al PIB, se esperaría un mejor desempeño en 2014. La razón es que la huelga que afectó la producción de las dos principales empresas de carbón le restó 1.000 millones de dólares a las exportaciones del país, y esto se reflejó en el PIB. Es decir, el próximo año se esperaría una producción normal y por lo menos cumplir con los 94 millones de toneladas de carbón que se tenían previstos para este año.
Por el lado del petróleo, la preocupación radica en la dificultad de lograr el propósito de 1,2 millones de barriles diarios, programados años atrás. El lado bueno es que, de no ocurrir algo extraordinario, los precios internacionales seguirán en niveles históricamente altos. Los pronósticos para el petróleo Brent indican que estará este año en 105 dólares, mientras que el WTI se podría mover entre 95 y 100 dólares. De mantenerse el petróleo en estos niveles, es muy probable que los flujos de inversión extranjera sigan llegando a este sector. Sin embargo, el precio del petróleo siempre será un alto riesgo para las finanzas públicas del país, de allí que muchos economistas piensen que es necesario hacer una reforma tributaria que aumente recaudo.
La industria manufacturera ha estado quieta en los últimos trimestres, para este año podría tener un mejor desempeño. Fedesarrollo cree que el sector ya habría llegado al punto de quiebre y comenzaría a andar en territorios positivos. Por primera vez en varios años, la confianza industrial, según la encuesta de septiembre-octubre, se ubicó en un terreo ligeramente positivo. Según dicha indagación, las expectativas de empleo industrial fueron favorables, lo que no se veía en mucho tiempo. Las mejores perspectivas para la industria tienen que ver con las expectativas de tasa de cambio. Dadas las circunstancias internacionales, se espera más una tendencia hacia la devaluación que hacia la revaluación.
Para el cierre de 2014, los analistas esperan una tasa de cambio de 1.934 pesos por dólar. El Ministro de Hacienda afirma que no se verán dólares por debajo de 1.800 pesos, como ocurrió el año pasado. Algunos no descartan que siga llegando inversión extranjera al país, incluso hacia otros sectores diferentes a la minería o el petróleo, que podrían poner el dólar en los 1.900 pesos en el promedio anual. De todas formas, de mantenerse este piso, las perspectivas mejorarían para el sector agropecuario y para la industria, que han sido los más golpeados por la revaluación.
Por otro lado, la Junta Directiva del Banco de la República confirmó la meta de inflación de largo plazo del 3%. Según el gerente del Emisor, José Darío Uribe, una inflación baja y estable es la mejor contribución que puede hacer la política monetaria al crecimiento sostenible del producto y del empleo. Sobre las tasas de interés de referencia del Banco de la República que están en el 3,25%, la expectativa del mercado es que se mantengan en este nivel hasta el final del primer trimestre del año, cuando comenzarían a subir.
Los grandes riesgos sobre la economía colombiana vienen de Venezuela. La situación en el vecino país se torna cada vez más crítica. El FMI pronostica un crecimiento del 1,7% este año. Aunque Colombia se ha ido deslingando de esa economía, todavía las exportaciones hacia ese mercado son importantes, en especial para la industria. Hasta septiembre del 2013 las exportaciones iban en 1.700 millones de dólares, con una caída del 14%.

Accede a la inteligencia de tu sector. 

Si quieres enfrentar los cambios del mercado de manera asertiva, suscríbete a ODA, y conoce todos los datos de tu sector.

Obtén el informe completo del sector de tu interés

Artículos del sector

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DEL SECTOR

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No hay productos en el carrito.

Seguir comprando
Search

Sectorial 2022 – Prohibida su reproducción total o parcial