Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

La Triple Burbuja Económica China

Comparte en redes sociales

Recientemente la economía China, la segunda por tamaño de PIB, alertó a los diferentes mercados del mundo debido a una de las más grandes caídas bursátiles desde el 2008. La devaluación del yuan, la transición en los sectores productivos del país asiático y la incertidumbre por la posible burbuja en tres sectores fundamentales que enfrenta a potencia asiática son los aspectos que han hecho tambalear los más importantes mercados mundiales. Incluso, algunos analistas afirman que estamos a puertas de una crisis económica peor que la ocurrida en 2008.

Fuente: www.freeimages.com Autor: nikita golovanov

La gran duda de todos los inversionistas del mundo se ha centrado en el actual panorama de la economía China. Y no es para menos. Cualquier noticia o resultado económico proveniente del país asiático tiene repercusiones directas en la economía mundial, pues China es la segunda mayor economía del mundo, representando un poco más del 15% del PIB mundial, solo superada por EEUU que aporta el 19% y muy distante de Japón y Alemania que aportan 5,4% y 3,7% respectivamente.  Las opiniones relacionadas con el panorama económico chino son muy diversas; sin embargo, todos coinciden en que la transición por la que atraviesa, donde la economía se basaba principalmente en las exportaciones dirigiéndose ahora hacia el sostenimiento concentrado en el consumo interno, ha generado un cambio en el diagnóstico financiero y ha dado lugar para generar hipótesis acerca de una triple burbuja concentrada en tres pilares económicos: inmobiliario, crediticio, e inversión (renta variable). Este análisis, alimentado por un estudio realizado por Credit Suisse, una de las compañías de servicios financieros más importantes del mundo, han valorado la salud económica del gigante asiático basados en una combinación de variables que están afectando su economía: deflación por exceso de inversión, caída en los precios de la vivienda, ralentización en el crecimiento de los depósitos bancarios, saturación del mercado laboral y enfriamiento del crecimiento económico en general.
Los tres sectores claves, de los que se plantea la posibilidad de una burbuja, son alimentadas por los resultados que periódicamente se conocen de la segunda economía mundial. En el ámbito crediticio, el fuerte apalancamiento financiero y la banca en la sombra, que no es más que los intermediarios de capital de préstamo que operan fuera de las instituciones bancarias tradicionales, han jugado un papel fundamental para mantener las subidas en el mercado de valores. Además, las empresas y familias en China se encuentran con altos niveles de endeudamiento, ya que según fuentes de Bloomberg, la deuda de agentes no financieros equivalía al 125% del PIB en 2008 y actualmente esta cifra supera el 207%, valor que sobrepasa todo límite y más teniendo en cuenta el ritmo de crecimiento de la población en el país asiático.
En el ámbito inmobiliario los datos no son muy alentadores. Este sector como proporción del PIB representa un poco más del 23%, cifra que resulta ser el triple de lo que tenía EEUU en su punto más alto. El impacto es aún mayor cuando se analiza el comportamiento de los precios de la vivienda en este país, ya que cada mes el valor de los inmuebles aumenta, generando un recalentamiento en la industria. El mercado inmobiliario de China entró en una tendencia bajista en 2014 debido a la débil demanda y al superávit de viviendas no vendidas. Por otro lado, en el ámbito de las inversiones, según analistas, el enriquecimiento de las clases medias y altas de la población China generó un movimiento de inversiones especulativas en el mercado de valores que ahora salen a la luz.
Como medida para contrarrestar los perjudiciales efectos que ha tenido esta unión de factores, el banco central de China decidió recortar su tasa de referencia y simultáneamente relajó los encajes bancarios por segunda vez en dos meses, con el objetivo de dar un nuevo respiro a la debilitada economía y contener el desplome de acciones, lo cual ha tenido un gran impacto en las bolsas de todo el mundo.
En conclusión, el gobierno chino se está enfrentado a un amplio desafío para impulsar la economía y evitar que el panorama se nuble más. Las políticas económicas pueden implementarse mediante estímulos fiscales y monetarios que contrarresten los temores suscitados por la devaluación del yuan (Devaluación del Yuan: ¿Fuerzas de Mercado o Política Expansiva?) y los pobres datos de actividad industrial conocidos hace pocas semanas.
Ricardo Gómez LondoñoIngeniero Financiero
Ricardo-2025@hotmail.com

Accede a la inteligencia de tu sector. 

Si quieres enfrentar los cambios del mercado de manera asertiva, suscríbete a ODA, y conoce todos los datos de tu sector.

Obtén el informe completo del sector de tu interés

Artículos del sector

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DEL SECTOR

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No hay productos en el carrito.

Seguir comprando
Search

Sectorial 2022 – Prohibida su reproducción total o parcial