Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

¿Se Ven Afectadas las Empresas Colombianas con las Políticas de Trump?

Comparte en redes sociales

El pasado 20 de enero tomó posesión el presidente número 45 de los Estados Unidos, quien ha sido hasta ahora el más polémico de la política mundial. Donald Trump, quien ya se había destacado en las grandes elites estadounidenses y no precisamente por sus avances y desarrollos políticos, sino por su trayectoria empresarial. Un personaje bastante atípico dentro del escenario político que ha logrado dividir a la nación y al mundo, tanto por su vida personal como por el discurso que desarrolla, y por las polémicas propuestas que planteó en su campaña y que por el momento están en vilo.

 Fuente: Pixabay

Dentro de las propuestas planteadas por el candidato republicano puede mencionarse su empeño por atacar la inmigración, para lo que se ha propuesto anular las medidas adoptadas por el anterior gobierno, en el que se promulgó un Plan de Acción Diferido con la finalidad de frenar las deportaciones de jóvenes y niños. Así mismo, el nuevo presidente planteó la prohibición a la entrada de refugiados de países con vínculos terroristas y el ya conocido muro en la frontera con México.
El presidente de los Estados Unidos ha mostrado su interés en aumentar los aranceles y disminuir los volúmenes de comercio que hace el país con el exterior, como lo muestra la revocación del Acuerdo Transpacífico, dadas las consecuencias negativas que ha generado en el país, especialmente en materia de empleo y producción. Paralelamente el presidente busca renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que ha estado vigente por más de 20 años, lo que sin duda debilitaría fuertemente las economías de sus socios comerciales (¿Podrán las Políticas de Trump Lograr que Estados Unidos Vuelva a Ser la Capital Industrial del Mundo?).
Puede notarse que el discurso que propone el candidato es un discurso puramente nacionalista, que pone en entredicho la globalización que el país, en cabeza de sus mandatarios, ha impulsado durante los últimos años. El objetivo de Trump, tal como lo define su lema, es hacer de América un país grande de nuevo, y en su consideración el fortalecimiento de la economía se debe hacer a través de la implementación de una política proteccionista que aísle al país de las mercancías extranjeras y del libre comercio, que hasta ahora ha generado mayores perjuicios que beneficios a sus habitantes.
Todo este contexto político y económico, en el cual la incertidumbre sobre este tipo de propuestas y su implementación sigue siendo la constante, plantea un escenario en el que los beneficiados y perjudicados tendrán que coexistir y tendrán que definir medidas que les permitan sacar el mayor provecho u obtener la menor pérdida. A primera vista los grandes perjudicados de las políticas son las empresas exportadoras, que verían disminuidas sus ventas e ingresos, mientras que los beneficiados pueden ser aquellas empresas que están en capacidad de dar cara a una competencia débil dentro del mercado doméstico, incluidos los productores ubicados en el territorio estadounidense (¿Qué Pasará en Materia de Tasa de Cambio con el Nuevo Presidente de EEUU?).
En el caso colombiano, el escenario plantea retos en el plano económico que traspasan diversas esferas del consumo y la producción. La dependencia a las remesas y exportaciones son aspectos claves que permiten entender la manera en que las políticas de Trump pueden afectar negativamente al país, dado el posible debilitamiento con mayores controles sobre el comercio y la inmigración. Actualmente, Estados Unidos aporta más del 70% de las remesas recibidas en el país, que representan un 1,5% del PIB, mientras que el 29% de las exportaciones de los colombianos tienen como destino el país norteamericano, muy por encima del segundo destino de exportaciones que es China, con un 20%.
La lista de compañías exportadoras es amplia; actualmente más de 600 empresas envían sus productos a Estados Unidos, fruto del Tratado de Libre Comercio que entró en vigencia en el 2012. Confecciones, textiles y manufacturas se encuentran en el grueso de las exportaciones, junto con empresas del sector desarrolladores digitales, envases y empaques, farmacéuticos e instrumentos y aparatos industriales. En el sector de la agroindustria, el país posee también un rubro importante en las exportaciones de pescados, frutas y hortalizas procesadas, así como productos de panadería y derivados del cacao.
Paralelamente, un conjunto de compañías que también pueden verse beneficiadas del aislamiento de Trump y de la imposición de barreras comerciales, son las empresas que tienen sus plantas de producción en los Estados Unidos y que en el comercio que generan en ese país podrán ver una menor competencia. El ejemplo más claro de estas compañías es la cementera Argos, quien actualmente tiene el 10% de la capacidad de producción de los Estados Unidos, y otras como Tecnoglass, el Grupo Phoenix, Alpina, Bavaria, Carvajal y Avianca.
Los resultados derivados de la política trumpista siguen siendo inesperados y el vuelco que en materia de comercio internacional se puede derivar es incierto. En cualquiera de los casos, las economías emergentes como Colombia tendrán la obligación de impulsar el comercio entre sí y generar un mayor dinamismo que haga que los ingresos del país no dependan de la hasta ahora gran potencia económica.
Para suscribirse y recibir diariamente la actualidad informativa del sector de su interés, contáctenos. 
 

Accede a la inteligencia de tu sector. 

Si quieres enfrentar los cambios del mercado de manera asertiva, suscríbete a ODA, y conoce todos los datos de tu sector.

Obtén el informe completo del sector de tu interés

Artículos del sector

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DEL SECTOR

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No hay productos en el carrito.

Seguir comprando
Search

Sectorial 2022 – Prohibida su reproducción total o parcial