Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

¿Qué ha Sucedido en Colombia Cuando se Otorgan Subsidios a la Oferta y Demanda?

Comparte en redes sociales

Mientras se argumenta que los subsidios contribuyen a dinamizar la oferta y demanda, otros afirman que estos pueden generar consecuencias no deseadas en la dinámica económica de los países.

Subsidio Colombia

Subsidios a la demanda

El propósito de este tipo de subsidios está encaminado hacia el aumento en el gasto de los consumidores, reduciendo el costo de los bienes y servicios, aumentando así el poder adquisitivo del subsidiado y estimulando el crecimiento económico. Tal finalidad puede ser alcanzada a través de diferentes medios, bien sean exenciones de impuestos, subvenciones o pagos directos a los consumidores. Este último parece ser el subsidio predominante en Colombia, que ha creado una serie de incentivos como: Programa Colombia Mayor, Mi Casa Ya, Familias en Acción, Jóvenes en acción, Régimen subsidiado de salud e Ingreso Solidario.

Le puede interesar: Se Agotó el Presupuesto para Subsidios de “Mi Casa Ya”

Uno de los principales argumentos a favor de los subsidios a la demanda en Colombia es que pueden ayudar a promover la igualdad económica. Al hacer que los bienes y servicios sean más asequibles, los subsidios pueden contribuir en el acceso a necesidades básicas. Lo anterior puede ser particularmente importante en un país como Colombia, donde la desigualdad de ingresos es un problema importante.

Por otro lado, los opositores de los subsidios a la demanda argumentan que pueden suponer una sangría para las finanzas públicas. En algunos casos, los subsidios pueden tornarse demasiado costosos de mantener y desenlazar en un aumento de la deuda nacional. Además, existe la posibilidad de que se vean alteradas las decisiones de ocio y consumo, desincentivando la oferta laboral. Esto es, el trabajador puede ver menos incentivos para insertarse al mercado laboral, pudiendo acceder a una mayor cantidad de bienes y servicios con el subsidiado otorgado.

En el caso colombiano, la evidencia empírica ha encontrado que los jefes de hogar beneficiados por alguna clase de subsidio estatal tienen una probabilidad mayor (12 puntos porcentuales) de estar en la informalidad y, a su vez, el acceso al subsidio no incrementó su participación en el mercado laboral. Dentro de los resultados adicionales encontrados se concluyó:

• En los hogares acreedores de “Familias en acción” se encontró que la informalidad es 7 puntos porcentuales mayor frente a los hogares no beneficiados por el programa.
• Para los hogares cobijados por el régimen subsidiado de salud, la informalidad fue mayor en 21 puntos porcentuales.
• Respecto a los beneficiarios de “Colombia Mayor”, se encuentra que el otorgamiento del subsidio no tuvo impactos significativos en participación laboral ni informalidad.

Sin embargo, existen estudios que tienen en cuenta la posibilidad de que un hogar acceda a subsidios adicionales a “Familias en Acción”, como gratuidad de la educación y/o régimen subsidiado, este planteamiento obtuvo hallazgos diferentes:

• La tasa de ocupación fue 2,9 p.p. mayor en los beneficiaros de los programas.
• La tasa de formalidad en las mujeres aumentó entre 3,2% y 6,4%.

De manera que la efectividad de los subsidios a la demanda varía sustancialmente dependiendo de la accesibilidad a estos programas, así como del grupo de estudio muestreado y la metodología implementada en las investigaciones.

Subsidios a la oferta

Los subsidios a la oferta están diseñados para aumentar la producción de bienes y servicios mediante la reducción del costo de elaboración. Esto se puede lograr a través de exenciones de impuestos, subvenciones o pagos directos a los productores. En Colombia este tipo de subsidios han sido otorgados esencialmente al sector agroindustrial, a pequeños productores sobre los costos de insumos de producción y como alivios para la comercialización de determinados productos agrícolas. Agro Ingreso Seguro y el Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF), han sido subsidios relevantes para el contexto colombiano.

Le puede interesar: Gobierno Nacional Subsidiará el 100% de los Fertilizantes que Sean Insumo para la Producción de Alimentos

Uno de los principales argumentos a favor de los subsidios a la oferta en Colombia es que pueden ayudar a generar empleo, así como un aumento en el nivel de bienes y servicios ofertados, lo que a su vez estimularía el crecimiento económico. Al hacer que sea más asequible para los productores producir bienes y servicios, teóricamente los subsidios podrían ayudar a crear nuevos puestos de trabajo e impulsar el crecimiento económico. Este tipo de subsidios pueden resultar relevantes (y menos explorados que los subsidios a la demanda) en un país como Colombia, donde el desempleo es un problema importante.

Por otro lado, los argumentos en contra de los subsidios a la oferta manifiestan que estos programas pueden conducir a la sobreproducción. En algunos casos, los subsidios pueden alentar a los productores a producir más bienes y servicios de los que realmente necesitan, lo que puede generar un excedente de bienes y servicios que no logran ser vendidos. Este fenómeno puede verse con frecuencia en el agro colombiano; en 2020, por ejemplo, el Gobierno Nacional intervino en el proceso de comercialización de 12.000 toneladas de maíz, a raíz de la brecha que se originó entre el precio de compra de la industria y el precio sugerido por el productor. Hechos similares han acontecido con la papa y otros productos agrícolas colombianos afectados por el exceso de oferta o la dificultad para comerciarlos.

Además, existe la posibilidad de que este tipo de subsidios contribuyan a la creación de industrias ineficientes o poco competitivas, que no tengan incentivos para desarrollar e innovar.

En conclusión, los subsidios del lado de la oferta pueden conducir a una mayor producción y precios más bajos para los consumidores, pero también pueden conducir a una sobreproducción e ineficiencias en el mercado. Los subsidios del lado de la demanda pueden aumentar el acceso de los consumidores a los bienes y servicios, pero también pueden conllevar distorsiones del mercado. En última instancia, la decisión de otorgar subsidios debe basarse en una cuidadosa consideración del contexto colombiano y los objetivos específicos de la política, y en un análisis exhaustivo de los posibles beneficios y desventajas.

Temas relacionados: Fondo Nacional del Ahorro Ampliará por 6 Meses Vigencia de Cartas de Crédito para Acceso a Subsidios de Vivienda

Telecomunicaciones

Accede a la inteligencia de tu sector. 

Si quieres enfrentar los cambios del mercado de manera asertiva, suscríbete a ODA, y conoce todos los datos de tu sector.

Obtén el informe completo del sector de tu interés

Artículos del sector

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DEL SECTOR

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No hay productos en el carrito.

Seguir comprando
Search

Sectorial 2022 – Prohibida su reproducción total o parcial