Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Transición Energética, Inversión en Hidrógeno Verde Alcanzará USD 300.000 Millones para 2030 en el Mundo

Comparte en redes sociales

La Agencia Internacional de Energía estima que para el 2030 la demanda energética global crecerá entre un 25% y un 30%; pero la oferta no podrá ser la misma que en los últimos siglos debido a la actual crisis climática. El Hydrogen Council prevé que la inversión mundial en hidrógeno verde alcanzará los USD300.000 millones en el 2030 y que se concentrará principalmente en Europa y Asia. El hidrógeno verde será el combustible del futuro y los países que consigan llevar la delantera en cuanto a su generación tendrán una posición privilegiada en el mercado. En Latinoamérica, Chile fue el primer país en elaborar una estrategia política para la producción de hidrógeno verde y ya cuenta con dos proyectos de generación.

Fuente imagen: shutterstock

El hidrógeno(H2) verde se ha convertido en el producto estrella de la transición energética ante la necesidad inminente de reducir las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2), su generación se da a partir de un proceso químico conocido como electrolisis, el cual consiste en la separación de las moléculas de H2 presentes en el agua a través del uso de corrientes eléctricas, como resultado se obtendría el gas que se conoce como hidrógeno verde, un combustible volátil y fácil de transportar que no emite CO2.
Sin embargo, para que el hidrógeno sea “verde” es necesario que su generación se de a partir del uso de energías no convencionales o renovables como la fotovoltaica o la eólica (No Tenemos un Planeta B (Video y Podcast)). También se puede obtener H2 gris, el cual es más abundante y menos costoso, pero para hacer esto es necesaria la reformación del gas natural a partir de petróleo o carbón, en un proceso en el que para originar una tonelada de H2 gris se emiten entre 9 y 12 toneladas de CO2.
Además, existen también el H2 negro y azul, el primero se produce por medio de la gasificación del carbón, mientras que el H2 azul se obtiene a partir del gas natural, en un proceso de captura y almacenamiento de carbono que no consigue eliminar por completo la emisión de gases de efecto invernadero en la atmosfera.
Por estos elementos, el H2 verde se ha convertido en la mejor opción y aunque ahora su generación tiene un precio elevado no será así en el largo plazo por los avances en transición energética, una meta que vincula a la mayoría de las naciones en la actualidad. De acuerdo con la firma española Aleasoft Energy Forecasting, se proyecta una reducción de cerca del 65% en los costos de producción de H2 verde para el 2040, mientras que en el caso del H2 gris y azul se prevé un aumento del 80% debido al encarecimiento del gas natural.
De este modo, el H2 verde será el combustible del futuro y los países que consigan llevar la delantera en cuanto a su generación tendrán una posición privilegiada en el mercado, según estimaciones de la Agencia Internacional de Energía, para el 2030 se espera que la demanda energética global crezca entre un 25% y un 30%; pero la oferta no podrá ser la misma que en los últimos siglos, ya que la crisis climática actual exige la descarbonización de la economía. Los productores actuales no son ajenos a esta realidad, empresas petroleras como Shell, BP y Repsol ya han empezado proyectos de transición hacia energías limpias como el H2 verde.
De acuerdo con un informe del Hydrogen Council, una iniciativa que congrega a 92 compañías líderes en el sector de energía, se prevé que la inversión mundial en H2 verde alcance los USD300.000 millones en el 2030 y que se concentre principalmente en Europa y Asia. En este último continente China tendrá un papel predominante, de hecho, el país nipón ya ha firmado un acuerdo para producir esta energía en Beijing, con la multinacional Siemens Energy, con el que busca garantizar el suministro de H2 para el transporte público en los esperados Juegos Olímpicos de 2022.
La Unión Europea, por su parte ha estableció un hito histórico en abril de 2021, al comprometerse a eliminar el 55% de sus emisiones contaminantes en el 2030 y el 100% de estas para 2050, un objetivo que solo se logrará a través del desarrollo e innovación en energías limpias. Alemania ha sido uno de los miembros que más se ha comprometido con la generación de H2 verde, con una inversión estatal de 9.000 millones de euros.
Otros países que también han iniciado el proceso para convertirse en productores de H2 verde son Canadá, España, Australia y Arabia Saudita, entre otros. En Latinoamérica Chile fue el primero en diseñar una estrategia regulatoria para la generación y cuenta también con dos proyectos que serán desarrollados en asociación con el sector privado internacional, uno a base de energía eólica y otro con solar.
En Colombia por su parte, el ministro de Minas y Energía ha señalado que el país puede convertirse en una potencia en producción de H2 verde, por tener incentivos regulatorios, riqueza en fuentes hídricas y 14 proyectos de energía renovable, con un potencial importante para la generación de energía eólica y fotovoltaica en la parte norte del país, sin embargo, para lograrlo será necesario que las fuentes no convencionales se hagan más competitivas (Colombia, entre los Países con Mayor Potencial para la Transición Energética).

Accede a la inteligencia de tu sector. 

Si quieres enfrentar los cambios del mercado de manera asertiva, suscríbete a ODA, y conoce todos los datos de tu sector.

Obtén el informe completo del sector de tu interés

Artículos del sector

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DEL SECTOR

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No hay productos en el carrito.

Seguir comprando
Search

Sectorial 2022 – Prohibida su reproducción total o parcial